Por: Volterra

El horno de biochar Kon-Tiki en la finca de Muñovela

La poda se usa para eliminar ramas muertas y enfermas de los árboles previniendo que contaminen las partes centrales del tronco. También hay muchas ramas que caen naturalmente producto de tormentas y vendavales. Si los restos de poda se abandonan en el terreno pueden constituir un peligro potencial para el desarrollo de incendios forestales. Es por eso importante ocuparse de su correcto manejo y darle en lo posible una utilidad. Esto se logra transformando la poda en biochar.  

Este horno Kon-Tiki se dejó en la finca de Muñovela en Salamanca para que los replicadores produzcan su propio biochar y agreguen así valor a los residuos de sus fincas.  

Una de las prácticas más importantes de la agricultura regenerativa es devolver la materia orgánica a la tierra y el medio ambiente mejorando la salud del suelo. Es por eso que nos interesa tanto el desde el proyecto la producción de esta forma de carbón vegetal y su popularización entre la comunidad de granjeros. 

800